Puede que pienses que ser judío significa que tienes que pasar todo el tiempo estudiando, rezando y celebrando. Pero eso no es todo.

Image Source: FreeImages

‍Después de pasar tanto tiempo en el interior, es fácil olvidarse del mundo exterior, y muchos judíos sienten que tampoco llegan a experimentar la cultura con suficiente frecuencia. En lugar de limitarse a consumir pasivamente la cultura de los demás, ¿qué tal si hacemos que nuestra propia cultura sea apasionante? He aquí algunas formas prácticas de hacerlo.

Ir a una cena de Shabat

Las cenas de Shabat son una forma estupenda de conectar con otros judíos y experimentar la cultura judía de primera mano. Puedes conocer a nuevos amigos judíos, hacer nuevos amigos judíos o incluso profundizar en tus relaciones judías existentes. También puede conocer a personas no judías que sientan curiosidad por el judaísmo, e incluso puede sentirse inspirado para aprender más sobre el judaísmo. Si no está seguro de dónde ir, empiece por su sinagoga local. Muchas sinagogas organizan regularmente cenas de Shabat, así que consulta la página de Facebook o el sitio web de la sinagoga para obtener más detalles.

Añade rituales judíos a tu vida diaria

No tiene por qué limitarse a las celebraciones del Shabat. ¿Por qué no añadir algunas costumbres judías a tu vida diaria, como mantener una dieta kosher? No hace falta ser judío para ser un vegetariano kosher, ya que la mayoría de los judíos no tienen requisitos dietéticos para la carne. También puedes intentar llevar una dieta kosher un día a la semana.

Aprender sobre la historia del judaísmo

El judaísmo no es sólo una religión. También es una cultura que ha influido en muchos otros aspectos de la sociedad, como la literatura, la ciencia, la filosofía y las artes. Los judíos han hecho importantes contribuciones en todos estos campos, y puedes aprender sobre ellos leyendo libros, viendo documentales y asistiendo a conferencias.

Participar en las fiestas y eventos judíos

Muchos festivales y fiestas judías son celebraciones de la cultura y la tradición judías, no eventos religiosos. Así que, en lugar de observar pasivamente estas fiestas, ¿por qué no hacerlas parte de su vida cotidiana? Participe en actividades como la decoración de árboles de Navidad y la organización de fiestas de Hanukkah con sus amigos no judíos.

Crea tus propias tradiciones y celebraciones

No tienes por qué ceñirte a las fiestas y festivales judíos tradicionales. Haz tus propias tradiciones creando nuevas celebraciones. Por ejemplo, prueba a organizar una cena familiar para celebrar el Hanukkah entre hermanos. También puedes intentar crear una nueva celebración basada en una fiesta judía. Por ejemplo, intenta crear una celebración basada en la fiesta judía de Purim. Purim es la celebración de una victoria judía, así que ¿por qué no celebrar la victoria de una causa o persona favorita? Podrías crear una celebración que festeje el final del curso escolar o el cumpleaños de un amigo.

Ofrece más oportunidades educativas a tus hijos

Si tiene hijos judíos, es posible que descubra que tienen un mayor apetito por la cultura judía que el que usted tenía cuando era niño. Puede fomentar esto haciendo que la cultura judía sea interesante para ellos. Encuentre formas de contar historias judías de nuevas maneras, como por ejemplo mediante la escritura creativa o el arte, y cree oportunidades educativas, como clases de educación judía en su comunidad local. Si puede, intente hacer que la cultura judía sea divertida y emocionante para que sus hijos quieran participar en ella.

Conclusión

El judaísmo es una cultura diversa y apasionante que merece ser celebrada por derecho propio. Si añade la cultura judía a su vida de pequeñas maneras, puede hacer que su cultura judía sea emocionante y enriquezca su vida. Y no olvides que hacer cosas judías no tiene por qué ser aburrido. Puede ser una gran oportunidad para aprender sobre otras culturas y ampliar tu visión del mundo. FINALIZAR

Comparte si te ha gustado