El arte de la oración es algo que todos estamos invitados a practicar. Es algo de lo que todos podemos beneficiarnos.

Photo by Nick115 on Pixabay

En lo que respecta al judaísmo, la oración no es sólo una herramienta importante para mantener las relaciones correctas con Dios, sino también para ayudarnos a lidiar con las dificultades y desafíos de nuestras vidas. La oración no es algo que se hace de vez en cuando. Debe ser algo que se haga a diario. Por eso hay que saber rezar en el judaísmo. Cuanto más a menudo reces, más fácil te resultará y más se profundizará tu relación con Dios. Sigue leyendo si quieres saber más sobre cómo rezar en el judaísmo y comprender su importancia como práctica espiritual y como herramienta práctica para afrontar los altibajos de la vida.

¿Qué es la oración en el judaísmo?

La oración en el judaísmo es un acto de conexión con Dios. También es un acto de conexión con otras personas que te rodean. Esto puede hacerse a través de grupos de oración (llamados Sinagoga), oración pública, o a través de libros de oración. En concreto, la oración en el judaísmo puede adoptar muchas formas. Mientras que algunos judíos sólo hacen tipos específicos de oración, otros son más partidarios de las energías, los cristales u otros tipos de oración. La oración en el judaísmo puede hacerse de pie o sentado. Puede hacerse en privado o en grupo. Puede hacerse con un tema específico en mente o sin ningún tema en mente. Lo único que es constante en todos los tipos de oración es que todos son formas de conectarse con Dios.

¿Cuándo se debe rezar en el judaísmo?

La oración en el judaísmo no tiene un horario fijo. De hecho, no hay una hora determinada en la que el judaísmo espera que usted rece. Si sientes la necesidad de rezar, entonces estás en el lugar correcto. Puedes rezar en cualquier momento que sientas la necesidad, incluso si estás dormido. Sin embargo, el judaísmo tiene algunas reglas en cuanto a cuándo rezar. La más importante es que no debes rezar con la intención de obtener algo a cambio. No se trata de pedir nada. Se trata de conectar con Dios. Otra regla importante a la hora de rezar en el judaísmo es que no debes utilizar tus oraciones para buscar venganza. Si alguien te ha hecho daño, debes perdonarlo. Esto se debe a que no quieres crear más negatividad en el mundo.

Cómo hacer Shacharit y Mincha

Shacharit es el servicio matutino de la sinagoga. Es un momento en el que toda la comunidad se reúne para rezar. Suele ser un servicio más personal, sin lectura de un libro. Mincha es el servicio de la tarde. Suele ser un servicio más comunitario, con una lectura de un libro y, a veces, un sermón.

Cómo hacer Maariv y Musaf

Maariv es el servicio de la tarde. Suele ser un servicio más comunitario, con una lectura de un libro y, a veces, un sermón. También hay oraciones específicas que se recitan en determinados momentos del día. Se llaman Musafim. Éstos son algunos de los más populares. Oración para el Shabat – Encontrará esta oración en muchos libros de oraciones. Oración para la Luna Nueva – Es una oración que se reza el primer día de cada mes nuevo. Oración para los Días de Arrepentimiento – Es una oración que se reza en los días previos al Nueve de Av, que se considera un día para arrepentirse y enmendar los errores del año pasado.

Conclusión

La oración es una de las herramientas espirituales más importantes que podemos utilizar para mantenernos conectados con Dios. Se puede hacer en cualquier momento y en cualquier lugar. También puede hacerse en grupo o como práctica personal. Lo único que es constante en todos los tipos de oración es que todos son formas de conectar con Dios. Tanto si sólo haces un tipo de oración como si lo mezclas, lo importante es que encuentres una forma de conectar con Dios. Cuanto más a menudo lo hagas, más fácil te resultará y más profunda será tu relación con Dios. La oración puede hacerse a solas o en grupo. Puede hacerse de pie o sentado, y puede hacerse con un tema específico en mente o sin ningún tema en mente. Lo único que es constante en todos los tipos de oración es que todos son formas de conectar con Dios.

Comparte si te ha gustado