El judaísmo es un tema muy amplio y tiene muchos aspectos diferentes. El judaísmo es la religión del pueblo judío.

Image Source: FreeImages

‍La palabra «religión» significa simplemente «unir», por lo que todas las religiones lo hacen uniendo a quienes las siguen con sus creencias y prácticas. La palabra «pueblo» viene del latín parere, que significa «producir, dar a luz o hacer propio a alguien». Esta definición nos dice que un pueblo se define esencialmente por lo que es. Por tanto, un pueblo es quien comparte la misma ascendencia biológica, costumbres y tradiciones que otro grupo de personas. La palabra pueblo también implica que un grupo puede diferenciarse de otro por algunos puntos en común en cuanto a valores, costumbres y tradiciones, por lo que tiene sentido decir que diferentes grupos de personas tienen diferentes culturas. En resumen, el judaísmo es una identidad étnica: significa formar parte del pueblo judío; ser miembro de la comunidad, la confesión religiosa o la tribu judía, y no una persona cualquiera que, por ejemplo, tenga pasaporte israelí. Hay una serie de atributos esenciales que conforman el ser judío como identidad étnica:

La centralidad del pueblo judío

El pueblo judío ha tenido un papel central en el desarrollo de las civilizaciones humanas durante miles de años. El judaísmo ha desempeñado un papel clave en el desarrollo de la civilización occidental, al crear el primer estado nacional moderno y proporcionar los primeros códigos legales modernos y el primer sistema codificado de ética, que sentaron las bases de la ciencia, la medicina y la tecnología modernas y el desarrollo de las primeras instituciones de servicio comunitario como los hospitales y los servicios sociales. Los judíos también han sido una fuerza motriz en el desarrollo de muchas otras culturas. En la India, por ejemplo, los judíos han tenido un impacto duradero a través de la profunda contribución de su ley y sus costumbres al desarrollo de la ley y la sociedad indias modernas. El pueblo judío no es sólo un grupo religioso, sino también un grupo étnico; es uno de los grupos humanos más antiguos y con más solera del mundo. El judaísmo no es sólo una religión, sino también un grupo étnico. El judaísmo es una religión y un grupo étnico. El pueblo judío tiene los mismos antepasados desde que fue sacado de Egipto hace casi 4.000 años.

El judaísmo es una religión

El judaísmo es una religión, lo que significa que tiene un conjunto de creencias y enseñanzas que ayudan a dar forma a la manera en que las personas viven sus vidas. El judaísmo, por tanto, no tiene un sistema ético, sino sólo un código de leyes. El judaísmo también tiene un cuerpo de escritos sagrados, la Torá, que establece las principales creencias y prácticas de la religión. Tradicionalmente, se considera que la Torá son las propias palabras que Dios dirigió al pueblo judío y la ley escrita que Dios entregó a Moisés en el Monte Sinaí. La Torá se considera, por tanto, las propias palabras de Dios, y es por ello una parte muy importante del judaísmo. En el judaísmo, las leyes y las enseñanzas de la religión se consideran dadas por Dios y, por lo tanto, son «mandamientos de Dios». Las leyes del judaísmo se consideran obligatorias para todos, judíos y no judíos, y son, por tanto, una característica definitoria del judaísmo. El judaísmo no es sólo un conjunto abstracto de creencias y prácticas, sino una tradición viva que ha surgido a lo largo de miles de años a medida que la gente ha interpretado y aplicado sus leyes de diferentes maneras.

El judaísmo es una identidad étnica

El judaísmo es una identidad étnica, lo que significa que es la memoria colectiva del pueblo judío. En otras palabras, el judaísmo es la memoria colectiva del pueblo judío. No es sólo un conjunto de creencias, sino una forma de vida que está impregnada de la experiencia colectiva del pueblo judío. El pueblo judío es uno de los grupos étnicos más antiguos del mundo. Pero, a pesar de su larga historia, el pueblo judío no suele ser reconocido como un grupo étnico con una identidad propia y diferenciada. Esto es extraño, porque ser judío es algo más que tener una creencia religiosa. Ser judío no es sólo ser un seguidor del judaísmo, sino ser un miembro del pueblo judío. Ser judío es una identidad étnica. Ser judío está vinculado a formar parte de un grupo de personas con una historia, una cultura, una lengua y, a menudo, también una religión y una ascendencia comunes.

El judaísmo es tanto una religión como una identidad étnica

El judaísmo es tanto una religión como una identidad étnica. Una religión es un conjunto de creencias y prácticas que contribuyen a conformar la forma en que las personas viven sus vidas. Un grupo étnico, por su parte, es una identidad étnica y una memoria colectiva. El judaísmo es tanto una religión como una identidad étnica. Es una religión porque tiene un conjunto de creencias y prácticas que ayudan a dar forma a la manera en que la gente vive sus vidas. Es una identidad étnica porque es la memoria colectiva del pueblo judío. El judaísmo ayuda a dar forma a la manera en que las personas viven sus vidas porque es un conjunto de creencias y prácticas que ayudan a las personas a entender quiénes son y a qué grupo pertenecen. El judaísmo es una identidad étnica porque es la memoria colectiva del pueblo judío. El judaísmo es tanto una religión como una identidad étnica porque es la memoria colectiva del pueblo judío.

Las enseñanzas distintivas del judaísmo

El judaísmo tiene un conjunto de enseñanzas distintivas que lo distinguen de otras religiones. Estas incluyen la creencia en un solo Dios y en la eternidad de la Torá. Las enseñanzas únicas del judaísmo también incluyen leyes morales que se basan en la idea de que las personas deben comportarse de manera que no causen daño a los demás. Muchas de estas enseñanzas distintivas se han aplicado en la civilización occidental, a través del desarrollo del derecho y la ética. Se trata de la idea de aplicar leyes morales para regir toda la vida humana, incluso en las situaciones más privadas. La creencia en la eternidad de la Torá, o ley de Moisés, es también una característica importante del pueblo judío. La Torá se considera la palabra misma de Dios y, por tanto, se considera sagrada y especial.

La conexión histórica del judaísmo con Israel

El judaísmo tiene una conexión histórica con Israel. En el mundo antiguo, muchas culturas consideraban la tierra de Canaán, donde vivían los antiguos israelitas, como la tierra prometida para los israelitas. Sin embargo, a finales del siglo III a.C., el filósofo griego Filón de Alejandría, que era judío, afirmó que la tierra prometida era la patria del pueblo judío. La conexión del pueblo judío con la tierra de Israel se remonta a miles de años atrás. En el libro del Génesis, Dios le dijo a Abraham que dejara su tierra natal, Ur, en Mesopotamia, y que se dirigiera a la tierra de Canaán, que sería dada a sus descendientes como su patria. La Biblia hebrea, el primer libro de la Biblia judía, se llama la «Biblia de la Tierra de Israel».

Conclusión

La identidad única del pueblo judío como uno de los grupos étnicos más antiguos del mundo es su identidad étnica y religiosa como pueblo de Israel, desposeído y rechazado por su propio Estado-nación en la era moderna, y necesitado de su nueva patria.

Comparte si te ha gustado