El judaísmo es el principio central de la fe judía y, por tanto, una gran parte de lo que uno es como judío. Sin embargo, ser judío no es algo con lo que todo el mundo pueda identificarse.

Image Source: FreeImages

Muchos judíos son criados como tales, pero pocos deciden identificarse como tales. El judaísmo no es una identidad étnica, sino religiosa. No existe una definición oficial de lo que hace que alguien sea judío, lo que puede plantear dificultades a quienes no abrazan plenamente su identidad judía pero quieren identificarse como tales. Desde la perspectiva de una persona ajena, puede ser difícil entender por qué alguien querría definirse en una religión en lugar de hacerlo a través de la etnia o la nacionalidad. El judaísmo de una persona no depende necesariamente de su linaje o del país en el que haya nacido: hay muchos judíos laicos en todo el mundo que no creen en Dios ni siguen ninguna religión específica. A continuación se analizan las diferencias entre religión, cultura y nacionalidad.

El judaísmo es la religión de los judíos.

Le guste o no, el judaísmo es el principio central de la fe judía. El judaísmo es el conjunto de rituales, prácticas y creencias que forman la base de la identidad judía. El judaísmo no es una religión de los judíos, sino de los judíos que son judíos. Muchos judíos no son religiosos en absoluto, mientras que otros son ateos. No existe una definición oficial de lo que hace que alguien sea judío. Desde la perspectiva de una persona ajena a la religión, puede ser difícil entender por qué alguien querría definirse a sí mismo en una religión en lugar de a través de la etnia o la nacionalidad. La judeidad de una persona no depende necesariamente de su linaje o del país en el que haya nacido: hay muchos judíos laicos en todo el mundo que no creen en Dios ni siguen ninguna religión específica. Las diferencias entre religión, cultura y nacionalidad se analizan a continuación.

El judaísmo es una cultura.

El judaísmo es también una cultura, lo que significa que los judíos tienen su propio conjunto de costumbres, tradiciones y valores. Por ejemplo, los judíos tienen sus propias fiestas, leyes dietéticas y prácticas que son diferentes de las de otras culturas. Aunque estas costumbres están arraigadas en la fe judía y, por lo tanto, forman parte de lo que alguien es como judío, no son lo que hace que alguien sea judío. Una madre judía no tiene por qué ser judía y un padre judío no tiene por qué ser judío. Un judío puede crecer en una familia cristiana y convertirse en judío. No es necesario ser judío para serlo.

No es una nacionalidad.

A diferencia de algunos países, donde la etnia de una persona es un factor para determinar la ciudadanía, no existe la nacionalidad judía. No existe una lista oficial de naciones que reconozcan a los ciudadanos judíos. Asimismo, ningún país reconoce a nadie como judío por su religión. Más bien, los judíos son reconocidos como ciudadanos de países específicos. Sin embargo, algunos países tienen leyes especiales que conceden a los ciudadanos judíos derechos adicionales que no se conceden a otros ciudadanos. Por ejemplo, en Israel, los judíos tienen derechos especiales y están exentos de algunas leyes que se aplican a los ciudadanos no judíos. Del mismo modo, los judíos tienen derechos especiales en la mayoría de los demás países, pero estos derechos varían según el país.

¿Cómo identificar a un judío?

Aunque hay varias formas de identificarse como judío, la más común es haber nacido de madre judía o haberse convertido al judaísmo. Sin embargo, éstas no son las únicas formas de identificarse como judío. A lo largo de los siglos, una gran variedad de personas se han identificado como judíos, incluyendo a aquellos que no han nacido judíos. Por ejemplo, las personas que se convierten de otras religiones al judaísmo se llaman «conversos». Otro ejemplo es que algunas personas deciden identificarse como judías por la herencia judía de su familia.

Finalización

Con suerte, ya sabe cómo identificarse como judío y lo que constituye la cultura judía. Ahora sólo tienes que identificarte como judío. Esa es la parte más importante. Aunque puedes elegir identificarte como judío, eso no cambia lo que eres como persona. Independientemente de cómo se identifique alguien como judío, sigue siendo judío. Para aquellos que no están seguros de lo que son, el judaísmo es una gran opción. Puede ayudarte a aprender más sobre quién eres y por qué haces las cosas como las haces. Puede ayudarte a ampliar tu visión del mundo y a conectar con los demás. También puede ayudarte a entender mejor tu fe y a conectar con tus antepasados. El judaísmo no es una religión. Es más bien una forma de vida que se basa en las enseñanzas de la Torá. La Torá es una colección de antiguos escritos judíos que abarcan cientos de años. La Torá contiene leyes e historias que enseñan importantes lecciones sobre la vida y la fe. La Torá es el fundamento del judaísmo. Pero el judaísmo también tiene muchas tradiciones que no forman parte de la Torá, como las fiestas y las costumbres. Además, el judaísmo se ha desarrollado a lo largo de los siglos y hay muchas denominaciones diferentes del judaísmo. El judaísmo es la religión del pueblo judío. No es una fe para todo el mundo. Para ser judío hay que serlo.

RESUMEN

El judaísmo es la religión del pueblo judío. No es una fe para todos. Hay que ser judío para serlo. El judaísmo es también una cultura, lo que significa que los judíos tienen su propio conjunto de costumbres, tradiciones y valores. El judaísmo no es una identidad étnica, sino religiosa. No existe una definición oficial de lo que hace que alguien sea judío, lo que puede plantear dificultades a quienes no abrazan plenamente su identidad judía pero quieren identificarse como tales.

Comparte si te ha gustado