Lo que quizá no sepa sobre la cocina judía ashquenazí es que tiene mucho que ver con la geografía.

Image Source: FreeImages

‍Los judíos asquenazíes se encuentran principalmente en Europa Central y Oriental, donde han vivido durante siglos. Estas zonas formaron parte del Sacro Imperio Romano Germánico hasta el siglo XIX, y es allí donde los judíos asquenazíes desarrollaron sus tradiciones culinarias. Aunque no hay reglas fijas en cuanto a las leyes dietéticas del judaísmo, la mayoría de los alimentos kosher pueden agruparse en categorías basadas en su producción y su contenido. Una de las categorías más comunes es la de «Pareisei Tachri» – literalmente «alimentos estrictamente prohibidos por la ley». Estos alimentos incluyen mamíferos (además de los mariscos), aves, insectos, reptiles, anfibios y otros animales que no son susceptibles de domesticación o que tienen un papel central en el judaísmo. Aquí profundizamos en lo que implica una dieta judía asquenazí, así como en algunas restricciones y consideraciones clave a la hora de comerla.

¿Qué es una dieta judía asquenazí?

Aunque no hay reglas fijas respecto a las leyes dietéticas del judaísmo, la mayoría de los alimentos kosher pueden agruparse en categorías basadas en su producción y contenido. Una de las categorías más comunes es «Pareisei Tachri» – literalmente «alimentos estrictamente prohibidos por la ley». Estos alimentos incluyen a los mamíferos (además de los mariscos), las aves, los insectos, los reptiles, los anfibios y otros animales que no se pueden domesticar o que tienen un papel central en el judaísmo. Cuando se come un plato no parisei, no se necesita un certificado kosher, pero hay que asegurarse de comprobar la presencia de posibles ingredientes de pescado, insectos u otros animales.

Restricciones y consideraciones clave

Una dieta kosher no consiste simplemente en seguir una serie de restricciones dietéticas. Más bien, implica una cuidadosa consideración de qué comer y cuándo. Para ello, los judíos asquenazíes se adhieren a una dieta diaria modesta que comprende una comida, otras más pequeñas a lo largo del día y un Shabat tradicional de tres comidas que comienza al anochecer. Aparte de estos requisitos, hay tres consideraciones clave que definen la dieta de los judíos asquenazíes. En primer lugar, se centra en alimentos frescos y de temporada, en segundo lugar, es saludable, integral y no procesada. En tercer lugar, se basa en las tradiciones y costumbres culinarias de los judíos asquenazíes.

¿Qué alimentos son básicos en una dieta judía asquenazí?

Una dieta kosher es una compleja mezcla de tradiciones judías y restricciones dietéticas. Para comprender plenamente una dieta judía asquenazí, es importante entender cuáles son los principales alimentos básicos en ella. – Frutas y verduras frescas – Los productos frescos son una característica central de la dieta kosher. Como no es posible cultivar ciertos alimentos, como el pescado y las gambas, en un clima seco, es esencial que se consuman frescos. La dieta kosher se basa en productos frescos como manzanas, plátanos, naranjas, tomates, zanahorias, lechugas, pepinos, maíz dulce, patatas, etc. – Panes y productos de confitería básicos – La dieta también debe incluir panes y otros productos que se elaboran con granos.

Son productos básicos, ya que aportan los hidratos de carbono esenciales y la fibra necesaria para la salud. – Productos lácteos y huevos – La dieta kosher también permite consumir productos lácteos, como leche, mantequilla, nata y queso. Asimismo, permite el consumo de huevos, que son una rica fuente de zinc y vitaminas A, B y C. – Frutos secos y dulces – También es importante incluir en la dieta los frutos secos, que son una rica fuente de proteínas, ácidos grasos omega-3 y zinc, así como de azúcares, que son esenciales para la buena salud.

Frutas y verduras

Los productos frescos son un elemento central de la dieta kosher. Como no es posible cultivar ciertos alimentos, como el pescado y las gambas, en un clima seco, es esencial que se consuman frescos. La dieta kosher se basa en productos frescos como manzanas, plátanos, naranjas, tomates, zanahorias, lechuga, pepinos, maíz dulce, patatas, etc.

Panes y dulces básicos

La dieta también debe incluir panes y otros productos elaborados con cereales. Son productos básicos, porque aportan los hidratos de carbono esenciales y la fibra necesaria para una buena salud. La dieta kosher también permite el consumo de productos lácteos, como la leche, la mantequilla, la nata y el queso. Asimismo, permite consumir huevos, que son una rica fuente de zinc y vitaminas A, B y C.

Productos lácteos y huevos

La dieta kosher también permite los productos lácteos, como la leche, la mantequilla, la nata y el queso. Asimismo, permite el consumo de huevos, que son una rica fuente de zinc y vitaminas A, B y C. Aunque los huevos están permitidos en la dieta kosher, no forman parte de la comida diaria del shabat. Cocinar con productos lácteos, especialmente la leche, no está permitido en Shabat.

Frutos secos y dulces

También es importante incluir en la dieta los frutos secos, que son una rica fuente de proteínas, ácidos grasos omega-3 y zinc, así como de azúcares, que son esenciales para la buena salud. La dieta kosher es equilibrada y comprende una variedad de manjares dulces y salados, como arenques en escabeche, carnes saladas, gelatina, miel, pasta de dátiles, paratha y halva, entre otros.

Conclusión

En este artículo hemos hablado de lo que supone una dieta judía asquenazí. Aunque se basa en alimentos frescos, de temporada y saludables, también es restringida, y exige el cumplimiento de una dieta diaria modesta que comprende una comida, otras más pequeñas a lo largo del día y un Shabat tradicional de tres comidas que comienza al anochecer.

Comparte si te ha gustado