El barrio judío de Praga se llama Judgend o Barrio del Juicio. Fue fundado en 1290 por judíos que habían sido expulsados de otras comunidades de la ciudad

El barrio está situado dentro de las antiguas murallas defensivas de Praga y sus únicos puntos de acceso son a través de estrechos callejones con un alto índice de accidentes. La zona se estableció por primera vez en un lugar en el que ahora se encuentra el foso del Castillo de Praga, así como a lo largo de otras secciones que han desaparecido con el tiempo. Desde su creación, ha sufrido continuos cambios y modificaciones para adaptarse a las necesidades y requisitos cambiantes. Incluso se puede decir que ha cambiado más que cualquier otro barrio de esta histórica ciudad a lo largo de su existencia de más de 1.000 años.

Una breve historia del barrio judío de Praga

El barrio judío de Praga se llama Judgend o Barrio del Juicio. Fue fundado en 1290 por judíos que habían sido expulsados de otras comunidades de la ciudad. El barrio está situado dentro de las antiguas murallas defensivas de Praga y sus únicos puntos de acceso son a través de estrechos callejones con un alto índice de accidentes. La zona se estableció por primera vez en un lugar en el que ahora se encuentra el foso del Castillo de Praga, así como a lo largo de otras secciones que han desaparecido con el tiempo. Desde su creación, ha sufrido continuos cambios y modificaciones para adaptarse a las necesidades y requisitos cambiantes. Incluso se puede decir que ha cambiado más que cualquier otro barrio de esta histórica ciudad a lo largo de su existencia de más de 1.000 años.

En la Edad Media, Praga era la capital de todas las corrientes de pensamiento y experiencias religiosas del mundo, y era también la ciudad donde se producían las revueltas sociales más grandes del mundo. Las autoridades municipales de Praga estaban contrarias a todos estos cambios en la ciudad, lo que llevó a la toma de la ciudad por las autoridades del rey de Hungría en 1306. En particular, la comunidad judía de Praga se vio empujada hacia el exterior por la ocupación militar de la ciudad. Entre 1269 y 1290, Praga había sufrido dos expulsiones y una derrotas de los judíos. Las expulsiones de los judíos de Praga se produjeron por dos motivos principales. El primero, la mentalidad medieval de Europa, que consideraba a los judíos como “parias” que vivían fuera de la comunidad humana.

Por lo tanto, los judíos eran considerados “parias” en la comunidad y sólo tenían “permiso de habitación” en la ciudad.

El segundo motivo, que luego se convirtió en el principal motivo, fue el peligro que supusieron para la comunidad judía las ideas revolucionarias que se desarrollaban en la comunidad. A su vez, las ideas revolucionarias de los judíos se podían desarrollar en dos sendas. En una, la mayoría de la gente de la comunidad judía se convirtió en una minoría revolucionaria. En la otra, muchos judíos se mantuvieron apartados de la revolución, mostrando una extraordinaria paciencia y generosidad. El Barrio Judío de Praga era un lugar donde el pueblo judío pudo ubicarse en esta segunda senda, la de la paciencia y la generosidad.

Así, los judíos que se vieron expulsados de Praga, así como los que se quedaron en la ciudad, acudieron a un lugar donde pudieran diferenciarse de la sociedad humana que los rodeaba. Se instalaron en el Barrio del Juicio, un lugar donde la protección de las murallas y la infraestructura defensiva era mucho mayor que en la ciudad. En este lugar, los judíos podían vivir apartados de la sociedad humana, permanecer aislados y desarrollar la libertad de expresión y de pensamiento. Los judíos que se quedaron en Praga a lo largo del periodo medieval, como el Barrio del Juicio, fueron los que sobrevivieron a las constantes expulsiones y las supervivencias. Con el tiempo, los judíos del Barrio del Juicio se convirtieron en una comunidad apartada y diferenciada de la mayoría de la sociedad humana.

El origen del Barrio Judío en Praga

En 1260, el Papa Pablo IV ordenó la reforma de la ciudad de Praga para que fuera una ciudad “cristiana”, así como ordenó la expulsión de los judíos de la ciudad. Los judíos de Praga se aseguraron de que el papel fuera escrito en un paraje apartado del centro de la ciudad, una zona que hoy se conoce como el Barrio del Juicio. Se mantuvieron apartados de la ciudad durante el resto del periodo medieval, y al final de esta época, fue la comunidad judía de Praga la que se encargó de la construcción de las murallas defensivas.

El Barrio del Juicio está situado dentro de las antiguas murallas defensivas de Praga y sus únicos puntos de acceso son a través de estrechos callejones con un alto índice de accidentes. El barrio se estableció por primera vez en un lugar en el que ahora se encuentra el foso del Castillo de Praga, así como a lo largo de otras secciones que

Comparte si te ha gustado